Las habilidades blandas en la propiedad horizontal

Las habilidades blandas en la propiedad horizontal

junio 3, 2020 Artículos 0

Autor: Propiedata.com

Las habilidades blandas, un término que está impactando de forma positiva la manera de comunicarse. Logrando mejores resultados principalmente en los procesos productivos, administrativos, colaborativos y económicos de las empresas.

Como es sabido, en la propiedad horizontal ocurren situaciones que en ocasiones no basta con mantener procesos estandarizados o realizar un paso a paso de que hacer frente a una situación específica.

Para los administradores, miembros del consejo y encargados de la seguridad de una copropiedad es importante contar con habilidades que les permitan resolver situaciones de forma cordial, pacífica, generando empatía con la comunidad. Poner en práctica estos rasgos de la personalidad es aún más relevante y necesario en este momento, ya la posibilidad de que surjan inconvenientes dentro de la comunidad puede ser más común, debido al confinamiento en que nos encontramos .

¿Qué son las habilidades blandas?
Son aquellas competencias que impulsan y aumentan las habilidades socioemocionales e interrelacionales. Se enfocan en desarrollar valores y rasgos que contribuyan a una buena comunicación y a una relación acertada con aquellos que están alrededor.

Entre sus rasgos más comunes se encuentran características tales como; tolerancia, creatividad, empatía, resolución de conflictos, disposición de aprendizaje, entre otros.

¿Cómo implementar estas habilidades en la propiedad horizontal?
Una copropiedad por lo general se compone del administrador, miembros del consejo, los residentes y los colaboradores de aseo y seguridad. Para que un conjunto residencial mantenga un buen ambiente de convivencia es necesario que el personal encargado de cada labor implemente estas habilidades. De esta forma, cuando ocurra alguna inconformidad con un residente o entre el personal de trabajo se solucionará cada situación de la forma más adecuada.

Para lograrlo, el administrador quien es la persona encargada de liderar y gerenciar el conjunto residencial, debe ser el primero en desarrollar y reflejar las habilidades blandas. Ya que así, podrá replicar este conocimiento en las personas que hacen parte de su equipo de trabajo.

Además de desarrollar estos rasgos de personalidad, deberá comprender muy bien a cada persona que conforma su equipo de trabajo; miembros del consejo, contador, revisor fiscal, colaboradores del área de seguridad, aseo entre otros. De esta forma, podrá orientar y aconsejar a cada individuo para que potencialice sus habilidades.

¿Cuales son las habilidades blandas con las que debe contar el personal de la propiedad horizontal?

  1. Inteligencia emocional: El personal de una copropiedad debe contar con un alta capacidad para reconocer los sentimientos propios y ajenos que se reflejan y viven dentro de cada labor. Para lograrlo, primeramente las personas deben descubrir sus emociones, sentimientos propios, manejarlos y así crear una motivación que se verá reflejada en las relaciones personales.
  2. Comunicación: Ser empáticos, intentar buscar el lado positivo y cordial para solucionar las situaciones que se presenten dentro de la copropiedad, estar dispuestos a adquirir nuevas formas para realizar los procesos y mejorar la comunicación laboral, son actividades que permitirán que las situaciones cotidianas puedan ser resueltas de forma fácil y evitando inconvenientes.
  3. Productividad personal: Planificar las tareas y actividades con días de anticipación, contar con un ordenador de tareas, tomar descansos de 10 o 15 minutos cada 2 horas, evitar distractores y mantener una comunicación acertada dentro del personal de la copropiedad permite que la productividad personal aumente, generando un beneficio para toda la comunidad.
  4. Gestión del cambio: Adoptar nuevas herramientas, estar dispuestos a aprender nuevas formas de trabajar, administrar, verificar y controlar. Permite a todos los que conforman la copropiedad una mejor convivencia y mejores procesos para realizar las tareas o actividades recurrentes.

Es importante que la propiedad horizontal busque mantener y desarrollar espacios agradables donde la comunicación de cada individuo sea empática, en pro de mejorar el bien común, así la convivencia será un beneficio que estará al alcance de todos.

Para leer más sobre propiedad horizontal y tecnologìa ingresa a: Propiedata Blog


Este artículo es parte de nuestra serie de publicaciones de invitados. En esta ocasión es un aporte de Propiedata.com